domingo, marzo 19, 2006

LA TRILOGÍA MATRIX


Esta película es tan buena que tuvieron que hacerla en tres partes porque no cabía en un solo DVD. Como son tres, es una trilogía. Si fueran dos sería una dilogía. A mí me gustan más las unilogías porque así queda tiempo para hacer más cosas durante el día, como jugar play. Pero el tres es el número de la suerte y por eso se hicieron nueve películas de Locademia de Policía, o sea, es una tritrilogía. Lo bueno, si es trilogía, es tres veces bueno. Por eso Dios armó un trío con los apóstoles, y Peter Jackson hizo tres Star Wars.

Las películas de Matrix se tratan de Queno Reeves (que es hijo de Superman antes de que se volviera como ese científico inválido de Mi pie izquierdo) y en esta película hace de Dewán. Dewán es el más bacán de todos los karatekas del mundo y es el único que le puede ganar a los del lado oscuro de la Fuerza, que en esta película son los guardaespaldas del presidente y no mueren así que no les importa nada. Al principio Dewán no sabe que es Dewán y les tiene miedo a los guardaespaldas, pero entonces se le aparece el negro de Pulp Fiction y le hace clases hasta que aprende. Cuando aprende, ya nadie le dice Queno y todos le dicen Neo, que significa Dewán en inglés, y ahí si que hay balazos y patadas y no queda nadie vivo, ni los guardaespaldas.

Lo que sí esta película se divide en dos. En una parte todos usan lentes oscuros, tienen los medios ni que celulares y pelean en cámara lenta; y en la otra son todos pobres y andan a patadas con los piojos adentro de un submarino. Ahí la película se pone fome y se puede adelantar, porque para ver gente con piojos en un submarino mejor veo La tormenta perfecta.

También hay mucha gente que habla todo el rato y que dice cosas importantes. Hay una negra que hace galletas y fuma y habla como la profesora de religión que no tiene hijos, y está el capitán de Titanic que ve tele todo el día y espía a la gente que vive en el edificio de Bajos Instintos, y que lo sabe todo. Un amigo me dijo que la negra era la verdadera mamá de Dewán y el capitán era el verdadero papá, y que él era adoptado, pero yo no entendí esa parte porque me quedé dormido así que le aposté que era mentira y jura que voy a ver la película de nuevo.

Después todo se pone tan enredado que es mejor hacer cosas como ir a la cocina a buscar Bilz y dejar la película andando y volver cuando se escuchen los balazos. Hay una escena que es la escena más alucinante de la historia del cine, en que Dewán pelea con multihombre. Y mientras más le pega, más multihombres salen y al final hay tanta gente que tuvieron que hacer la película en un colegio abandonado y mostrarlo todo en cámara lenta para que se alcanzara a ver que en realidad todos son el mismo multihombre.

Esta película se ganó el Oscar a los mejores efectos especiales del mundo.

También hay una parte en que están todos los personajes en la avenida Kennedy de Estados Unidos y esa sí que es alucinante, porque se hizo con computación. Andan todos persiguiendo al señor Miyagui porque le quieren quitar un llavero, pero eso no es lo importante, lo importante es que uno siente la velocidad y hasta se marea, y todos pelean con todos y hasta el negro de Pulp Fiction pelea con un guardaespaldas en la parte de arriba de un camión de mudanza, pero lo salva Superman.

La verdad es que pasan tantas cosas que se me olvida en qué orden salen, pero hay de todo. Hay karatecas, pulpos robots, arañas robots, moscas robots, vampiros, fantasmas albinos rastafari, explosiones, fetos, fiestas tecno (hay muchas, en una son todos punk y en otra son todos cavernícolas), minas ricas con pistolas y metralletas, o sea lo único que le falta es un mensaje.

Ah, sí tiene mensaje. Esta película tiene un importante mensaje, y ese es que hay que reciclar las pilas. Porque todo a nuestro alrededor usa pilas, y en el futuro las pilas se van a vengar del hombre y ahí ojalá que Queno esté disponible, porque si no, hasta ahí no más llegamos. Tres mil estrellas.

© Hermes.

3 comentarios:

Lucas dijo...

Muy Muy Muy Muy buena crítica... llore de la risa... sigue asi hermes!

Jaimemon dijo...

Bueno, bueno... Dewan... ;)

Fernando Guzman (a.k.a: Jerry) dijo...

excelente crítica, lo dellso fantasmas rastafaris fue mucho ... casi me salen calugas de la risa