lunes, julio 02, 2007

LOS CUATRO FANTÁSTICOS Y SILVER SURFER MAN (Y UNAS PALABRAS SOBRE LA MALDICIÓN)


Esta semana además de la crítica semanal les quería hablar de la maldición que me hace la vida imposible. Resulta que hace un tiempo con un amigo (el Tóngua Gutiérrez) íbamos por la calle y se nos acercaron dos gitanas igualitas al árbol que habla de El señor de los anillos, pero con las medias cortinas de falda. Nosotros el día anterior habíamos visto un reportaje en Contacto sobre las gitanas y nos dio miedo verlas, así que salimos arrancando, escondiendo los relojes y persignándonos.

Las viejujas se ofendieron y nos persiguieron y como nosotros con el Tóngua no salvamos a nadie (nos duele el páncreas cuando corremos mucho), las viejujas nos alcanzaron a la media cuadra. Mi amigo se puso a gritar que le querían robar los riñones y ahí la más vieja de las dos levantó la mano y nos maldijo en gitanense. Después yo investigué y lo que nos dijo fue lo siguiente (hay un cinco por ciento de margen de error en la traducción):

“Paisano, por el poder que me confiere Buda, te maldigo. Y esta es la maldición. (Ojo) ¡Por el resto de tu vida, NUNCA (pero RE NUNCA) volverás a ver una película tranquilo! ¿Escuchaste? Porque SIEMPRE se te va a sentar un pelmazo cerca, y te RE cocinaste, por gil. Abracadabra (y qué fue)”.

En otras palabras, la peor maldición que pudo recibir un ser humano que más encima es buena onda, y más encima, crítico famoso.

Sonamos con el Tóngua. Ahora la maldición nos persigue. Aunque llegue atrasado y me siente en el asiento más penca de todo el cine, IGUAL va a llegar un gil MÁS atrasado que yo que se va a sentar JUSTO DETRÁS DE MÍ, y me va a hacer la vida imposible.

El otro día con Hostel II, los giles de la maldición eran tres pelmazos del infierno que se habían comprado unos chilenitos y pidieron que se los envolvieran en celofán, después en papel de diario y al final en papel de regalo. (Querían papel de aluminio también, pero no había). Cada vez que quisieron sacar chilenitos me tuve que mamar la novena sinfonía en papel. Aparte, los compadres se impresionaban por TODO. Era como si nunca hubiesen visto una película en su vida y todo el miedo y asco que les daba lo exorcizaran con un comentario en voz alta. (Susurrado no vale, bien fuerte tenía que ser). Y después otra comadre al fondo del cine contestó su celular y se puso a conversar como por durante diecisiete minutos. (En serio).


El otro día en una función de PUROS críticos, imagínense. Yo dije “hasta aquí no más llegó la gitana. Nada de maldición aquí, estos son puros viejos fomes que trabajan en esto, ellos sí pueden quedarse quietos y callados”. Las pinzas. Resulta que me senté al fondo y me tapé con la parka porque hacía cualquier frío. Todos se sentaron adelante y yo dije “salvado, gitana”. Se apagaron las luces y como cinco minutos después entra una comadre con un nerd, corriendo y muertos de la risa porque es chistoso llegar atrasado a las películas. Ni siquiera miraron donde sentarse y corrieron detrás de mí, seguramente llevados por una fuerza maligna. A los diez minutos de película empezó la comadre a zapatear. No estoy inventando. Cruz para el cielo. No hablaban, no llevaban dulces ruidosos, no contestaron el celular, nada. La maldición se manifestó con la única forma que le quedaba a la comadre para hacer ruido: golpear el suelo con la planta del zapato. “Toc… Toc… Toc…”, a medio centímetro de mi oreja. Le dije que parara de zapatear por favor, pero la comadre se lo tomó a mal y empezó a pelarme con el nerd, y a reírse despacito, porque cualquier intento por combatir la maldición, sólo genera más maldición.

Ganaste la batalla pero no la guerra, gitana. Ya voy a encontrar un hechizo para salvarme y ahí te quiero ver. Yo sé que varios sufren lo mismo, y nos vamos a unir contra los giles que meten bulla, conversan, preguntan estupideces, contestan el celular, patean el asiento, comen popcorn con la boca abierta y nos despiertan de ese sueño que es sentarse a ver un flim. Tienen los días contados, giles.

© Hermes.

Posdatas:

a) En la Zona, donde está todo pasando, hay una crítica mía ultra pro a Los Cuatros Fantásticos y Silver Surfer Man. Pásenlo puerco. ¡Link!

b) Mi novia, la hermestástica Lu, dos veces más hermosa ahora porque fue al oftalmólogo y le dieron lentes que la hacen verse más rica que el primer sorbo de Bilz después de cinco puñados de cabritas saladas, tiene un blog. Y por si no vieron mis links allá al lado, aquí está, para que la lean y se maravillen con ella. (Pero no tanto, cuidadito, váyanse por la sombrita). ¡Link a Lu!

c) Parece que me quiero resfriar.


Posdata a la posdata:

a) Acabo de cachar el mono de Silver Surfer Man que hicieron con mi cara y lo encontré la zorra. Es choro porque me veo Silver, esbelto y gracioso. Pero salgo pilucho y me da como vergüenza. Bueno eso. Estoy aburrido.

24 comentarios:

Waby dijo...

Nooo!!! si no faltan los pelmazos!!
jojojo...
Yo tengo una guagua de 1 año y medio. Lamentablemente se me ha ocurrido ir al cine con ella en dos ocasiones y las dos ocasiones termino corriendo por los pasillos!!...
SORRRYYYYY!!!!

I'm one of them!

Hermes dijo...

Doña Waby: Nada que ver pues. Una guagua no es parte de la maldición. Los cabros chicos son otra categoría. Pero un gil peludito que ya debería saber que los flims son cosa seria, eso es otra cosa.

Syst3m dijo...

Hola Hermes, Te postee en la Zona, pero son mas lentos que rio de caca para moderar. Se me olvido decirte que no me gusto tu idea de colocar una definicion de que quieren decir las estrelletas categorizadas, le resta la magia de imaginar que cresta quisiste decir. Bueno no deja de ser una lata mi comentario. De todas formas suerte y sigue haciendonos reir con tanta burrada que escribes :)

salu2

Hermes dijo...

¿Sabe qué? A mí tampoco me gustó. No lo voy a hacer más. Es como cuando algún amigo pelmazo da un consejo y uno agarra papa porque ni la piensa, pero después cacha que el consejo es lo más ordinario que hay. Gracias por abrirme los ojos.

danieLa® dijo...

Me sumo, si creas una liga contra los gilbertos que no saben comportarse en el cine, juro que me sumo.

Me gusta sentarme de las últimas, donde sepa que ningún jetón me va a patear el respaldo del asiento, y me va a poner un pie en el "apoya-brazo". Esto no significa que me libre de los que ya vieron la película y van de acompañantes. Odio cuando le empiezan a contar a su "amigui" lo que viene a continuación. Grrrr.

Qué bueno saber que no estoy sola en esto.

Abrazos.

Waby dijo...

queeee!!... fuí la primerísima???
weeenaaa....

Y de qué categoría estaríamos hablando???
Chutas que me esta dando lata ir con la guagua al cine.

Hermes dijo...

Categoría "no podemos culparlos por lo que hagan porque no saben que un flim es cosa seria". O sea, lejos de la categoría "soy un pelmazo mayúsculo que denigra a la especie porque escojo arruinarle la experiencia fliméfila a todos, y no me importa nada excepto mi celular, mis preguntas y comentarios estúpidos y pegarle al asiento para hacer ejercicio". Vaya con guagua no más, pero siéntese cerca de la puerta por si tiene que salir. Yo una vez fui con una prima que tenía una guagua, y en medio de la película la guagua se puso a llorar. Yo me sacrifiqué porque ya había visto la película (me la estaba repitiendo) y salí con el cabro chico al pasillo. Después pasó una minoca que trabajaba en el cine y dijo que me veía "tierno" y se enamoró de mí, y yo encontré que no era tan malo andar con guaguas. Después se me pasó, cuando maduré.

xochitl dijo...

Me gusto mucho esta critica, y las anteriores, esta semana me toco ponerme al dias con el rincon d hermes ya que estaba de vacaciones y sin internet T_T
Aun no he podido ver al silversurferman, (yo creo a lo mejor yo tambien estoy maldita)he intentado verla dos veces y no he podido gracias a un par de pelmazos y a que uno de los cines solo la tenia doblada (4 salas y doblada en todas!!!!!)
Gracias por esas criticas maestras todo el tiempo, ahh y felicidades por sus mas de 365 dias con Lu.

Claudia dijo...

Yo ODIO, ODIO MUCHO a la gente que no sabe estar dentro de un cine y se pone a hablar y a hablar por teléfono... ¿qué les pasa???
Y también ODIO a esos idiotas que se ponen a hacerse los simpáticos y gritan y ensucian y entorpecen las fila del cine ¡¡SIII!!! se ponen a hacer show en la fila del cine. Me tocó un grupo de pasteles en esa, yo rogaba porque entraran a ver otra película y le arruinaran la vida a otro. Dios escuchó mi plegaria.
También ODIO CON TODA MI ALMA a los que entran colados, muertos de risa (porque es muy chistoso terminar de ver una película y colarse a mitad de otra a joderle la película a personas que entramos a la hora.
NO es chistoso evadir una entrada, no creo que sea correcto.
Saludos Hermes!

BladiMir dijo...

Weno ..me aburrí de pintar el mono en la Zona..
Donde ni siquiera aparece mi avatar.
Asi que me quedo aca haciendo acto de presencia no más.
..presente profe.

ya chao

R dijo...

Lo que más me apesta es cuando se ponen a hablar por celular en el cine. Bien despacio como creyendo que no molestan.
LO PEOR. Hay que perder tiempo y concentración en pararles el carro y más encima pasar un mal rato cuando se supone que uno está pagando por pasarlo bien.
Maestra la crítica en todo caso.
Sigo esperando el ranking de las mejores películas mudiales de comics del mundo.

VerónicaBas dijo...

Hola Hermes!

Sere honesta y diré que no me gustaron los 4 Fantastico en la primera parte, no pude verla entera me aburri mas que el oso hormiguero, por lo que es dificil que la vea, pero bueh!!!... asi es esta cosa.

La parte de Machuca salio muy chistosa... será la forma de que nos pezquen los Oscar... jaja!!!

Saludos un agrado leerte!

VerónicaBas dijo...

Lo otro... sorry la impaciencia me gana, lo del ruido en el cine... UUFF!!!... sabes que lo que mas hecho de menos de los cines antiguos, era que como no vendian tantas cosas para comer, y si las vendian costaban una cornea o un riñon, la gente no hacia tanto ruido en el cine, llega a ser desesperante en algunas ocaciones, no se si es que tanta pelicula o video clip gringo donde los tipos hacen de todo en el cine ha influenciado tanto, pero sabes que es apeztoso... no logro entender que piensa esa gente cuando va al cine... en fin!

Dr. Gonzo dijo...

¿Cual será esa mania de tener que ir a comer al cine?...Al cine se va a ver una película. A comer se va a un restaurante, a una picá, a un carrito...
Es casi como que no se pudiera disfrutar el flim sin un puñado de cabritas en la boca. ¿Como les puede dar hambre justo en ese rato?....¿que no pueden estar sin comer por dos miserables horas?....Yo nunca compro nada en el cine, el problema es que si invito a una niña y no compro nada por seguir mis principios me creen cagao y despues las tengo que invitar a la fuente alemana a comerse un lomito palta.

Hermes dijo...

Doctor Gonzo: Yo como en el cine. Y usted y yo somos amigos, así que imagínese. La paz mundial es posible. No sé muy bien por qué, pero a mí me gusta comer cabritas y chupar bebida. Creo que nunca ha sido por hambre, es más bien por estar haciendo algo, por eso que sirven las cabritas, si uno las dosifica duran toda la película. Lo que sí no soporto es el ruido y en eso estamos de acuerdo. Yo le apuesto que puedo comerme dos paquetes de cabritas y usted al lado mío no se daría ni cuenta. Hay que tener técnica. Por ejemplo poner en pausa el mastique cuando hay silencio en la película. O no mover mucho la bombilla en el vaso para que no haga ese ruido maldito. Obvio que también hay que morder las cabritas con la boca cerrada y despacito. O sea. Mínimo. Eso. Paz, don doctor.

Minita dijo...

Esa maldición es la peor. Yo una vez hasta pelié en el cine, recuerdo que fue con la película esa de la cabra chica de la guerra de los mundos, Charlie creo que se llamaba y detras mío había una pareja de pololos flaites y no paraban de reirse, hablar y gritar, así, bien fuerte, y todo el cine los hacía callar...entonces, pasada más de la mitad de la película aguantandolos, tuve la mala ocurrencia de darme vuelta y mirandolos (ya no resultaban los SHHTT al aire), les dije "por favor, ¿se pueden quedar callados?...hasta cuando..." y todo el cine me aplaudió. Resultado, la pendeja se empezó a reir más fuerte y constantemente me pateaba el asiento. Ya la película se convertía en una tortura.
Al terminar la película, los pendejos se pararon y la pendeja me azotó la cabeza con su mochila (no, no asi como quien te topó con la mochila poniendosela, sino tomando la mochila y tirandomela en la cabeza), me paré y el pololo la tomó de la mano y trató de llevársela lo más rápido que pudo...como toda la gente estaba de pie y no los podía seguir, tomé la bebida que me había quedado (que era bastante), le saqué la tapa y la bañé entera. Quedó inmóvil, con tremendos ojos abiertos y mirandose la ropa y el pelo empapados.

Cuento corto, quedamos afuera largo rato peleando, llegaron los encargados del cine, yo les rogaba que jamas los volvieran dejar entrar, algunas personas se quedaron apoyando la causa, acusandolos de haber molestado toda la función, el pololo se desacía en disculpas y la pendeja me amenazaba con sacarme la cresta.

Lejos, la peor salida a un cine. El peor rato de ese año.
Deberían ser más estrictos y sacarlos de las salas a estos desubicados.

eat-desserts dijo...

yo iba a decir que me gusta comer cabritas en el cine pero como llego siempre como media hora antes, ya las he terminado en las sinopsis.

En fin! yo puedo abstraerme del ruido de algún tontin que habla pero lo que me desespera hasta la furia es cuando me patean el respaldo o hay olor a pata y/o peo en la sala. No aguanto eso, oh no señor!!!

No me tincan los 4 fantasticos, pero bueno en gustos no hay disgusto.

saludos

Krusty dijo...

Hermesita "gatatouille" Canela, sabe cocinar y tiene camita nueva.




P.D: Beso laaaaaaaaaaaaargoooooo a mi fantastica polola, C.

Kathy_C dijo...

Pucha, Hermes.

Es loco eso de que te haya gustao el mono del silversarferman porque de todas las cuestiones de tu crítica en la Zona (que no leo jamás allá, salvo cuando me da por creerme la lolita que fui o cuando cacho que allá publicai primero que acá) , son esas versiones tontas de ti, entremedio de las imágenes de la película.

Me cargan. No sé. Como que no captan tu esencia, creo.

Besotes.

KC

Kathy_C dijo...

Pucha, lo que yo quería decir era que no me gustan esos monos que te hacen.

Ay, perdí el don de escribir, parece.

=(

Vi "Ahora son 13" así que espero la crítica para criticarla.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, quizas peco de ser cinefilo, pero cuando voy al cine me gusta dedicarme a ver la pelicula. Recien vengo de ver ratatuille (pelicula que recomiendo grandemente, mas por ser de brad bird, ferviente admirador de mi admirado miyasaki), obviamente una pelicula que van a ver los padres con sus hijos, pero yo no se si un chico de menos de 4 años puede quedarse quieto enfrente de una pantalla mas de media hora, por lo tanto no creo que sea recomendable llevarlos...realmente la sufri por los lloriqueos, las patadas etc..
pero peor aun son los grandes, porque ellos tienen la razonabilidad como para darse cuenta de que en el cine se va a ver una pelicula, maldigo a los pochoclos, maldigo a los yankis consumistas que inventaron que para ver una pelicula hay que comer al mismo tiempo, costumbre que tanbien se traslado a lo que se ve en la pantalla, las peliculas son tratadas como una caja de palomita de maiz...

laurita v dijo...

Anéxese al google talk, mijito rico

Anónimo dijo...

Me sumo a la cruzada anti-pelmazos en el cine!!!

Remy dijo...

Francamente,yo tampoco soporto a la gente que habla en las películas, me revientan. Sobre todo si encima es para soltar gilipolleces sin sentido que estos creen que son ingeniosas, todavía encima les pides educadamente que se callen la boca y te responden con gilipolleces dignas de estúpidos con auras de subnormalidad inducidas.
No se vosotros, pero yo ya llegué a mi límite, y es por eso que ahora actúo en vez de decirles algo. La última vez que fui al cine, topé con uno de esos gilimamones, el cual estando unas butacas mas alante no paraba de incordiar durante la película. y como a los 20 minutos de película, acabé perdiendo los estribos y le arrojé la coca cola que había adquirido ocasionalmente para esa película (lastima de coca cola), con una puntería tan milagrosa que acabé acertándole a ese punto que tenía por cabeza, de tal forma que lo bañé entero, el chaval ante ello se cagó en todo y empezó a maldecir exigiendo saber quien había sido, para mi sorpresa ninguno de los que posiblemente me vieron dijo nada, el chaval acabó saliendo del cine todo puteado y "mojado", y no volvió en el resto de sesión que quedaba de la película. No hubo aplausos, desde luego, solo algunos cuchicheos. Y aunque no es algo de lo que me sienta orgulloso, no estoy arrepentido en absoluto, pues yo y el resto del público pudimos disfrutar de la película sin mas interrupciones. Por eso a todos aquellos que van al cine por el interés de la película, que Odín los bendiga, y a los que van solo a tocar los huevos, a esos les digo: ¡Que se vayan a procrear a solas!
Respecto a la segunda de los
4 Fantásticos comentar que me gustó bastante mas que la primera, pero que me decepcionó que el poder de Estela Plateada dependiese de su tabla de surf, ya que en los comics este hecho no es tan radical como plantearon en la película, es mas, en los comics salvo pocas ocasiones, no es mas que un medio de transporte para surcar el cosmos a grandes velocidades. Tampoco me agradó que a la presencia de Galactus no le dieran una forma parecida a la del comic, mas bien era como un enorme nubarrón de energía, supongo que eso en el cine impresiona mas, pero a mi me dejó un sabor un tanto amargo. Pero salvo esos aspectos la peli es entretenida. Nada mas que decir excepto que hasta la próxima ¡EXCELSIOR!